Salmos 119 y la Gran Comisión